Consulta indígena necesaria para construir obra pública y saldar deuda histórica

2 octubre, 2016

Imagínese que no puede inaugurar un acueducto para su comunidad por falta de un paso. O que la escuela que usted y sus vecinos lucharon para que sus hijos pudieran ir cerca de casa no se pueda hacer porque una resolución judicial dijo que no; o que van a construir su casa pero no le preguntan cómo la quiere o para cuántas personas es.

Esa frustración la viven las personas indígenas de nuestro país, por la ausencia de un mecanismo de consulta que nos obligue a las instituciones a dialogar y negociar sobre cómo quieren que intervengamos y sobre cómo quieren las políticas públicas que les afectan.

Es por eso que la Administración Solís Rivera está trabajando con los 24 territorios del país, en la construcción de un protocolo general de consulta para todos los pueblos indígenas, y que de esta manera podamos garantizar de una vez por todas el acceso ágil y efectivo a los servicios básicos, a puentes, caminos y escuelas, y garantizar así el disfrute pleno de sus derechos humanos.

Testimonio

Este proceso de consulta para nosotros es de mucha importancia. En lo personal opino que está muy bien, que es una buena iniciativa por parte del Gobierno, se lleva un proceso que son los pequeños talleres que se ha llevado con varios participantes, pero este creo que ha sido de gran impacto por haber sido donde está convocada la comunidad entera y la participación que ha habido y pues que se dio en los dos idiomas, en el maleku y en el español.

Para mí es muy muy importante porque las autoridades o el Estado costarricense nunca nos ha tomado en cuenta, no hay voluntad política; entonces, hoy en día nos parece bien porque hay una muestra de cumplimiento de nuestros Derechos.

Este proceso lo estamos haciendo apegadas a un Estado de derecho, dando implementación al Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo, propia del Sistema de Naciones Unidas, que Costa Rica adoptó en el año 1993, pero que lamentablemente no habíamos logrado consolidar o generar un instrumento para que las instituciones tuviéramos claridad del paso a paso, para poder interactuar de manera correcta con los pueblos indígenas.

¿Y cómo lo estamos haciendo? Visitando cada uno de los 24 territorios del país y seleccionando 4 representantes por territorio, donde al final de un largo proceso de diálogo, de discusión y de propuestas, estaremos redactando el protocolo o mecanismo general de consulta para los pueblos indígenas, que será emitido vía directriz y decreto presidencial para que sea de acatamiento obligatorio para las instituciones del Poder Ejecutivo.

Testimonio

Como mecanismo de participación, lo que sería el diseño de consulta, pero por supuesto sería muy importante y beneficioso en tanto permite a nosotros defender nuestros derechos a través de ese instrumento, y que hoy en día, a raíz de la ausencia de un proceso de Consulta, muchas de las iniciativas de Estado, de las entidades privadas también, son más el beneficio que dan a la gente que son partícipes dentro del territorio indígena al mismo pueblo, de ahí el beneficio importante sería que el pueblo indígena puede ser partícipe de los beneficios de este proceso.

Creo que esto ha sido una buena iniciativa debido a que está participando la mayoría del pueblo, de la comunidad entera, ha habido participación por instituciones, ha habido participación de estudiantes, de adultos mayores, ha sido muy bueno porque ustedes como parte del Gobierno pueden conocer esa parte de la cosmovisión indígena, creo que es la base más importante de todo un proceso de consulta: conocer la cosmovisión desde el punto de vista indígena.  

Con mucho optimismo y propuestas claras, hemos recibido anotaciones, propuestas, críticas, e insumos, y es así, de manera conjunta que vamos a garantizar el éxito de un producto que garantizará de manera real, los derechos humanos de los pueblos indígenas de nuestro país, en un proceso transparente, de comunicación constante.

Y es así, saliendo a los territorios como la Administración Solís Rivera, salda una deuda historia más.