Presidencia de la República de Costa Rica

Se establece en Costa Rica centro de protección temporal para personas defensoras de Derechos Humanos

Firma Convenio Costa Rica - Países Bajos, Casa Presidencial , Costa Rica, 5 Febrero 2018. Fotos: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Como respuesta a la delicada situación en la que se encuentran las personas defensoras de los derechos humanos en Centroamérica, se establecerá en Costa Rica el Programa Shelter City: un Centro de Protección Integral donde se brindará una alternativa de reubicación temporal a defensoras y defensores de derechos humanos en situación de riesgo provenientes de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Esta iniciativa busca solventar el riesgo al que se exponen las personas defensoras en su labor cotidiana, y la criminalización de la que son objeto por parte de los grupos de poder nacionales, cuyos intereses se ven amenazados. Con la firma del Convenio entre la República de Costa Rica y Fundación Acceso para el establecimiento del Programa “Shelter City Costa Rica”, y gracias al compromiso de la Vicepresidencia de la República de Costa Rica, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), y la Embajada del Reino de los Países Bajos; Costa Rica se posiciona como país pionero al fortalecer la paz y la defensa de los derechos humanos en la región, tendiendo puentes de solidaridad con las personas defensoras de Centroamérica y en el marco de la Declaración sobre Defensores de Derechos Humanos de la ONU. La Vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón Echeverría, comentó que este convenido reafirma el compromiso del país con la protección de los derechos humanos. “Costa Rica como referente de políticas públicas en favor de los derechos humanos, considera valioso este programa, porque además de respaldar las acciones migratorias, devuelve la seguridad y la protección a personas que ven en riesgo sus vidas por defender y luchar por los DDHH.” El Programa Shelter City, financiado en sus primeras etapas por el Programa Nexos Hivos y la Embajada del Reino de los Países Bajos, será coordinado e implementado por Fundación Acceso, organización de derechos humanos con 25 años de trabajo en Centroamérica. Shelter City nació en Holanda, y se ha extendido a otras regiones del mundo, como África y Georgia, donde se coordinan diversas modalidades de protección y reubicación según los contextos y la situación específica de las personas defensoras. “Como Embajador de Holanda para Centroamérica, viajo mucho por la región. Ahí, siempre me reúno con defensores de derechos humanos. Sé lo valioso de su trabajo y los riesgos que toman. La violencia, arbitrariedades y asesinatos son muchos. Tenemos que apoyarlos. Por eso respaldamos Shelter City Costa Rica. Sin defensores de derechos humanos, no hay derechos humanos”, comentó el Embajador del Reino de los Países Bajos en Costa Rica, Sr. Peter Derrek Hof. El Convenio que se firma hoy entre el Gobierno de la República de Costa Rica –representada por la DGME– y Fundación Acceso, dotará al Programa de un marco jurídico para su funcionamiento, así como de un estatus migratorio especial para las y los defensores participantes, denominado “Mecanismo de Protección Temporal”, el cual es único en la región y sólo podrá ser solicitado por  Fundación Acceso ante la DGME. "Con este programa Costa Rica demuestra una vez más su compromiso y solidaridad con las personas vulnerables y, en este caso en particular, con los activistas, promotores y defensores de los derechos humanos en la región centroamericana.  Impulsamos el brindarles un estatus de protección temporal siendo que se han vuelto objetivos de grupos opresores que pretenden restringirlos o debilitarles. Nos sentimos orgullos de dar este paso. Esta es una muestra de ese compromiso en vías a caminar por la senda que queremos en materia de derechos humanos. Una ruta por la que hemos trabajado por muchos años como nación", expresó Manuel A. González Sanz, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto. Las personas defensoras permanecerán en el país por un plazo de tres meses, contemplando situaciones específicas en las cuales el plazo podría ser menor, o bien, extenderse por un máximo de seis meses. “Para la Dirección General de Migración y Extranjería ha sido un honor crear un procedimiento adecuado de acuerdo a nuestra naturaleza jurídica y a nuestra ley de migración, trabajo realizado con el objetivo de que este proyecto sea una realidad. De esta manera ayudamos a las personas defensoras de los derechos humanos en Centroamérica, reforzando nuestro propósito como país de seguir siendo defensores de los derechos humanos”, comentó la Directora General de la Dirección General de Migración y Extranjería, Gisella María Yockchen Mora. Durante su estadía, las personas defensoras estarán acompañadas por un equipo interdisciplinario y podrán intercambiar experiencias y conocimientos con otras personas y organizaciones defensoras en el país, realizar colaboraciones a nivel comunitario e institucional y, a la vez, recibir acompañamiento integral para fortalecer su capacidad de resiliencia, de manera que puedan enfrentar situaciones difíciles, tales como criminalización, amenazas a su integridad física y emocional, estigmatización, y otros ataques sufridos por el simple hecho de defender los derechos humanos. “Este programa responde al contexto global y particularmente centroamericano. Según el reciente informe de Front Line Defenders 2017, en el mundo se registraron 312 asesinatos a defensores y defensoras, el 85% en América Latina. Actualmente los derechos civiles se están restringiendo, se han transferido poderes extraordinarios a los cuerpos militares en los países, y como bien lo expone la CIDH existe un uso indebido del derecho penal por parte de los actores estatales y no estatales con el objetivo de criminalizar la labor de las personas defensoras de derechos humanos.” Tanya E. Lockwood, Directora Ejecutiva, Fundación Acceso. El Programa no busca ser la única respuesta a las situaciones de riesgo vividas por las personas defensoras. “Actualmente, muchas organizaciones de sociedad civil dirigen sus esfuerzos a fortalecer la protección de las y los defensores, brindando acompañamiento, apoyo psicosocial, asesoría legal y/o seguridad digital. Lamentablemente, las necesidades de protección son muchas y urgentes, de manera que la reubicación temporal o de emergencia resulta vital. El Programa brinda la posibilidad a las personas defensoras de retomar su lucha con energías renovadas y regresar a sus países con nuevas herramientas para su protección integral”, comentó Luciana Peri, Coordinadora del Programa Shelter City Costa Rica, Fundación Acceso.