Intervención a cargo de S.E. Ana Helena Chacón Echeverría, Segunda Vicepresidente de la República de Costa Rica

19 abril, 2016

Gracias señor Presidente.  Mi delegación quisiera agradecerle, así como a la Junta Preparatoria, por la organización de esta Sesión Especial.

Costa Rica se adhiere a la declaración que pronunciará el señor Ministro de la República Dominicana en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC.

Además, mi país desea agradecer el liderazgo de México, que junto a Colombia y Guatemala, promovió la realización de este evento.  Costa Rica apoyó esta iniciativa desde su inicio, pues considera que a la luz de los nuevos retos y de los insuficientes resultados de la estrategia actual, se hacía necesario un debate abierto, inclusivo y basado en la mejor evidencia científica disponible, que permitiera enfocar nuestros esfuerzos hacia el diseño e implementación de planes, políticas y acciones que aborden el problema mundial de drogas de una manera integral y multidisciplinaria, en donde se coloque como centro al ser humano.

Sin duda,  la celebración de esta reunión representa un genuino punto de inflexión hacia una política más social y de rostro humano en el abordaje del fenómeno de las drogas. Evidencia abundante nos ha demostrado que los últimos 50 años de políticas represivas no han sido la solución a esta problemática.

Costa Rica se congratula por el consenso logrado en las recomendaciones negociadas en Viena. Sin duda, este documento plasma el compromiso de los Estados de hacer frente a un fenómeno que está lejos de estar bajo control. Sin embargo, debemos tener presente que dicho documento no es un fin en sí mismo, sino el punto de partida sobre el cual corresponde desarrollar y avanzar políticas más integrales y efectivas.

En ese sentido, Costa Rica desea enfatizar que si realmente queremos reducir las consecuencias adversas de este flagelo, es imprescindible tratar temas que no se mencionan en el documento, tales como los nuevos abordajes, la reducción del daño, la proporcionalidad de las penas, la no aplicación de la pena de muerte, la efectividad de las políticas y la conformación de un panel de expertos que analice y guíe las estrategias.

Señor Presidente,

Costa Rica nunca ha sancionado el consumo como delito. El abordaje ha sido siempre desde la perspectiva de salud.  Destinamos el 60% de los recursos decomisados al narcotráfico para financiar proyectos en el ámbito de la prevención y el tratamiento.

Más recientemente, reformamos nuestra legislación penal mediante la inclusión de  un enfoque de proporcionalidad y de género que permite reducir las sentencias de prisión para las “mujeres vulnerables”

Sin embargo, ningún país tiene por sí solo la capacidad de dar una respuesta efectiva al narcotráfico, dada su naturaleza transnacional.  Desde esa óptica, la cooperación internacional, incluida la asistencia judicial recíproca, es fundamental. Nuestra región requiere, así mismo, de cooperación para la implementación de las medidas sociales y de salud pública necesarias para la atención integral de este problema.

En este sentido, mi delegación celebra el trabajo interregional que se lleva a cabo en el marco del Mecanismo de Coordinación y Cooperación en Materia de Drogas entre la Unión Europea y CELAC y del programa de cooperación COPOLAD, que brindan una oportunidad para centrar el enfoque de las políticas sobre drogas en el ser humano.

Señor Presidente,

Si bien el documento de resultados aprobado constituye un paso valioso y refleja algunas de las nuevas avenidas sobre las cuales debemos transitar en el debate internacional sobre el problema mundial de las drogas, aún nos queda un gran trabajo por desarrollar. Este debe traducirse en acciones que permitan reorientar a nuestros países por la senda del desarrollo igualitario, incluyente y sostenible, en coherencia con los compromisos adoptado en la agenda 2030. Costa Rica, entonces, se compromete desde ya a trabajar activa y constructivamente en esta sesión especial, así como en su seguimiento.

Muchas gracias, señor Presidente.